Problemas asociados a los Piercing en la zona de la boca

Los Piercings orales, sobre todo los insertados en lengua, labios y boca,  suponen un alto riesgo para todos los tejidos periodontales.

 

El número de pacientes con piercings orales  en las clínicas dentales ha aumentado considerablemente. Estas personas deben realizar un seguimiento mas frecuente y exhaustivo de su salud oral, debido a que el piercing puede provocar diversas complicaciones para su salud bucodental.

 

Las siguientes pueden ser algunas de estas complicaciones.

 

 

 
     

Cicatrices queloides

 

Son cicatrices hipertróficas, abultadas y fibrosas. Son tumoraciones grandes y rojizas (aunque luego se vuelven del color de la piel) y dolorosas al tacto. No son precancerosas, pero no es posible removerlas quirúrgicamente.

 

Hipersalivación

 

La presencia de un  cuerpo extraño en la cavidad oral puede llegar a producir una hipersalivación, que puede resultar muy incómoda y molesta para el sujeto. Esta alteración la sufren más del 60% de los portadores de piercings intraorales

     
 
     

Recesión gingival

 

Un piercing lingual suele provocar recesiones en la cara lingual de los incisivos antero posteriores. Un piercing en el labio inferior causará la recesión en la cara vestibular de los incisivos inferiores. Estas recesiones suelen aparecer entre los 6 meses y los 2 años desde la colocación del piercing.

 

Infecciones

 

Si no se emplean las medidas higiénicas adecuadas y no se trabaja en un medio estéril, pueden producirse infecciones locales que incluso podrían llegar al torrente sanguíneo y diseminarse a otros órganos. Estas infecciones pueden ser tan letales como la hepatitis B y el VIH.

     

 

     

Traumatismos

 

En el caso del piercing en la lengua, el traumatismo puede ocasionar pérdida del sentido del gusto, del tacto, disminución de la capacidad de hablar y deformidades, así como un gran dolor debido a la formación de hematomas que pueden llegar a encapsularse e infectarse.

 

Fisuras y fracturas dentales

 

Con los piercings intraorales se puede crear el hábito de empujarlo contra el diente, ocasionando pequeñas fracturas o fisuras del esmalte dental, ocasionando hipersensibilidad dental. El 80% de los portadores de piercings intraorales sufren algún tipo de pérdida de estructura dentaria.

 

Desde Clínicas DENS queremos darte algunos consejos de salud, si aún asi decides insertarte un piercing oral.

 

Debes limpiar el piercing cuidadosamente sobretodo después de las comidas, toma de bebidas y después de fumar.

 

Utiliza un colutorio con Clorhexidina como antiseptico para evitar la infección de la herida tras la inserción del piercing.

 

Para acelerar el proceso de cicatrización no fumes, bebas alcohol, ni tomes grasas después de la colocación de un piercing oral.

 

Hasta que la herida no haya cicatrizado por completo no jueges ni toquetees el piercing.

 

Si aparece alguna infección en la zona del piercing, debes retirarlo inmediatamente. Acude a tu odontologo quien te informará sobre el tratamiento más adecuado.

 

Si eres deportista te recomendamos el uso de protectores bucales para evitar lesiones o traumatismos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share via email

Este Articulo ha sido leido 4204 veces